5 avances tecnológicos que la industria turística no debe ignorar en 2018

Cada vez viajamos más. Las estadísticas al respecto no dejan lugar a dudas. El ejercicio de 2017 cerró con un balance positivo de 1,3 billones de euros. Es decir, los viajes y el turismo ya representan el 10,2 por ciento del Producto Interior Bruto Mundial y se configura como uno de los sectores con un crecimiento más acelerado. Sin embargo, se hace fundamental la incorporación de diferentes tecnologías que mejoren la experiencia global de los usuarios.

 

En este sentido, el último informe de Deloitte sobre tendencias de la industria turística es revelador. La evolución tecnológica debe empezar a aplicarse en todas las fases del viaje con la finalidad de ofrecer un mejor servicio y proveer soluciones eficaces a problemas comunes y cotidianos que repercuten negativamente en la valoración final de la actividad.

 

Aerolíneas y hoteles son los dos grandes players del sector y, por tanto, los que acaparan una mayor atención. No obstante, se hace hincapié en lo importante que resulta llevar la tecnología a otros niveles, como las empresas de tours y actividades en el destino. Estas conforman el 10% de los ingresos (se prevé que alcancen los 149.000 millones de euros en 2020) y se posicionan como el tercer segmento más importante a la hora de viajar.

 

Entonces, ¿cuáles son las 5 tecnologías que Deloitte señala como claves en este 2018?

 

  • Inteligencia Artificial (IA): la inteligencia artificial se configura como una forma de ofrecer resultados personalizados para cada usuario, por ejemplo a la hora de planificar un viaje. Por ejemplo, el uso de bots en los chats de las páginas webs ofrecen un mejor servicio al cliente final ofreciéndole respuestas inmediatas en cualquier momento en el que se produzca la conexión.

 

  • IoT: el Internet de las Cosas se plantea como una de las grandes innovaciones, especialmente para aerolíneas y hoteles. Por ejemplo, tal y como indica Deloitte, los aviones podrían asientos que midieran la temperatura corporal, el nivel de hidratación o la ansiedad para ofrecer al pasajero una mejor experiencia.

 

  • Tecnología por voz: la tecnología por voz está estrechamente vinculada con la Inteligencia Artificial. Cada vez más, los usuarios interactúan con los dispositivos sin hacer uso de las pantallas. Así, las habitaciones de hotel incorporarán asistente por voz para que los huéspedes puedan hacer sus peticiones con solo unas palabras dichas en voz alta. Siri, Alexa, Amazon Echo… la disputa entre los diferentes proveedores está abierta.

 

  • Automatización: los procesos robóticos y automatizados permitirán optimizar mucho más las gestiones necesarias a la hora de realizar un viaje. Se calcula que, para 2020, haya diez millones de coches sin conductor en nuestras carreteras, lo que sin duda será toda una revolución para el sector de los transportes.

 

  • Blockchain: sin duda, la tecnología más disruptiva y también la que más incertidumbre provoca. La criptomoneda cada vez es más común entre grandes empresas de viajes y turismo, posicionándose como una solución para la industria en numerosos aspectos.