La estrategia de los países del Mediterráneo oriental

Los países del Mediterráneo oriental: Túnez, Turquía y Egipto resurgen como destinos tras años marcados como destinos inseguros. Gracias a sus  agresivas campañas, el aumento de las conexiones aéreas y a la debilidad del mercado británico, se presentan como amenazas para el sector a nivel nacional.

Aunque el Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, defiende que España se puede sorprender y recibir una cifra récord de cien millones de turistas en 2018, para el sector resulta imposible ignorar la amenaza de pérdida del volumen de visitantes.

Desde el prisma del Marketing y la Comunicación, el análisis y la documentación sobre atributos y estrategias del competidor es de extrema necesidad. Presentar algunas de sus campañas más premiadas y célebres como herramienta para conocer cómo, tras años de inseguridad, estos destinos consiguieron recuperarse.

Con el premio a Mejor Vídeo Promocional de Oriente Medio otorgado por la Organización Mundial del Turismo, Egipto presentó la campaña “This is Egypt”, que destaca por la complejidad del autorretrato del país a través de frases simples que representan a sus habitantes, cultura, geografía, ocio e historia.

Por su parte, Turquía hace una llamada a las sensaciones y emociones con una producción audiovisual centrada en una de sus regiones: Fethiye. “New Trend Fethiye” es una apuesta por promover una región alejada del caos de la capital.  

El tercer destino en discordia, Túnez, lanzó el año pasado en el mercado ruso una aplicación llamada “Inspiring Tunisia” con el fin de crear experiencias de viaje individualizadas según la edad, el sexo, los acompañantes o las preferencias personales de viaje. Con ello se permite que el turista ruso pueda, incluso, saber cómo va a ser el viaje antes de vivirlo.

Ante la situación que plantea el aumento de la competitividad, se deben valorar otras acciones de marketing no sólo basadas en la comunicación, como la guerra de precios, el destino y su oferta, a la hora de hacer frente al descenso del número de turistas.