Turismo Accesible, Turismo para todos

El Turismo Accesible tiene como objetivo lograr que los entornos, productos y servicios turísticos puedan ser disfrutados en igualdad de condiciones por cualquier persona, con o sin discapacidad. ¿Imaginas no poder disfrutar de unas merecidas vacaciones solo por el hecho de tener un problema de movilidad, o de necesitar algún tipo de atención especial? En la actualidad, esto es lo que le ocurre a miles de personas en todo el mundo, quienes ven limitadas sus alternativas de ocio y descanso. Los datos son claros: entre los más de mil millones de turistas internacionales, un alto porcentaje lo componen familias con niños y/o personas mayores, así como personas con discapacidad u otras necesidades especiales. De una forma más concreta, la Organización Mundial de la Salud ha estimado que las personas con discapacidad representan un 15% de la población mundial. Según sus estadísticas, el porcentaje de personas mayores de 60 años en el año 2000 era de un 11%. En 2050 se duplicará, pasando a ser de un 22%. En números absolutos, este grupo de edad pasará de 605 millones a 2000 millones en el transcurso de medio siglo. Es por todo esto que, desde hace unos años, el sector turístico está tomando cada vez más conciencia de la situación y está comenzando a implementar medidas de accesibilidad universal que permitan a todos disfrutar por igual. Es lo que se conoce como Turismo Accesible, el cual solo se da cuando la accesibilidad se ha incorporado a toda la cadena de valor del Turismo. Se evita de esta forma la creación de “islas accesibles” que comprometan la seguridad e integridad en la experiencia turística. Los viajeros necesitan realizar su viaje con máxima independencia y satisfacción, desde la planificación hasta la vuelta a casa. No se trata de tener una única atracción turística accesible, sino que debe considerarse la experiencia del viaje en su totalidad. La accesibilidad, la sostenibilidad y la participación equitativa conforman lo que la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha dado a conocer como “Turismo para Todos”. Además, estos aspectos contribuyen a la mejora de la calidad de los destinos turísticos y aumentan su competitividad. Conscientes de ello, desde la isla de Gran Canaria y más concretamente desde la zona turística de Maspalomas se han comenzado a implementar mejoras que repercuten de forma directa en la cadena de valor del Turismo. Por ejemplo, recientemente se ha llevado a cabo la reposición de la pasarela de acceso a la playa de Maspalomas desde el Faro, una de las más transitadas de la isla, lo que permite garantizar una mayor seguridad y buena experiencia de los usuarios en materia de accesibilidad. En un mundo cada vez más globalizado en el que el sector turístico no para de crecer, es fundamental tomar conciencia de las necesidades de todos los colectivos. Aunque no todos los países están igual de sensibilizados con respecto a la accesibilidad, es importante seguir esforzándose para garantizar la inclusión, gracias a la cual miles de personas que precisan de una infraestructura o servicios especiales también podrán disfrutar de la mágica experiencia de viajar y descubrir nuevos destinos.  

Las últimas tendencias del turismo de lujo

Captar el interés de los turistas de lujo es un reto al que muchos destinos se enfrentan en la actualidad. Para ello, es importante conocer en profundidad su perfil, sus gustos y sus exigencias, pero también estar al día de cuáles son las últimas tendencias dentro de este sector. En un mercado tan competitivo como el actual, saber captar la atención del turista de lujo es fundamental para la supervivencia de los destinos. Se trata de ofrecer algo diferente, exclusivo, que consiga satisfacer las altas expectativas de quienes viajan para vivir una experiencia única e irrepetible. Estos turistas se caracterizan por tener un gran poder adquisitivo y por su inclinación a alojarse en hoteles de categoría superior, así como por viajar en cruceros. El cambio de paradigma ya se ha hecho notar en el sector. Hoy en día, el lujo tiene más relación con la propia experiencia que con los formalismos que rodean a la misma, tal y como ocurría en épocas anteriores. Por ello en Overbooking Gran Canaria te damos a conocer los detalles de las últimas tendencias del turismo de lujo. Bienestar personal La clave se encuentra en ofrecer productos y servicios innovadores que combinen la búsqueda del bienestar personal con una experiencia de lujo genuina. A medida que el estatus social cambia, las marcas turísticas de lujo tratan de plantearse cómo están evolucionando las expectativas en torno al  bienestar y cómo pueden responder a ellas y ayudar a los turistas a cumplir sus expectativas. Apuesta por la realidad virtual La realidad virtual es una de las tecnologías más utilizadas para reforzar esta tendencia. El objetivo es hacer vivir al turista experiencias inmersivas que le aporten un valor diferencial sin necesidad de moverse de su casa. En un futuro no muy lejano, los amantes del lujo seguirán buscando vivencias fuera de lo habitual y que puedan ser compartidas, o productos que mejoren su bienestar. Búsqueda de experiencias Un creciente número de experimentados viajeros de lujo han comenzado a sentirse interesados en marcas y productos por razones de calidad. Así, muchos de ellos eligen productos y servicios que no muestren ostentación pero que sí les den la oportunidad de expresar su identidad en lugar de la prescrita por la marca. Ahora estos consumidores buscan vivir experiencias que transmitan prestigio porque son únicas y contrastan con el lujo tradicional. Generación de conciencia Gracias a la mayor preocupación por el impacto de sus acciones, muchos viajeros son cada vez más conscientes de las consecuencias negativas de su consumo masivo para el medio ambiente, para la sociedad e incluso la propia salud. Esta preocupación se ha visto reforzada por la designación de 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Existe una creciente demanda de marcas que combinan lujo y compromiso; los consumidores están más informados que nunca y no dudan en señalar a aquellas que no actúan de acuerdo con los estándares esperados en este sentido. De hecho, cada vez observan más de cerca a las grandes compañías que, por su alcance global, recursos y experiencia, pueden afrontar los retos que muchas otras no pueden asumir. Lujo a medida Los viajeros de lujo siempre han buscado conexiones más auténticas y profundas con los lugares que visitan; experiencias personalizadas que les ofrecen historias que contar para construir su estatus, pero sobre todo les ayudan a diferenciarse de las masas. Pero ahora muchos quieren construir experiencias que se alineen con sus intereses, necesidades y valores únicos; viajes que les permitan contar al mundo quiénes son y qué representan.  

Los turistas alemanes lo tienen claro: las vacaciones, mejor en Gran Canaria

Más de un millón de turistas procedentes del país germano visitaron la isla en 2017. Por primera vez, Gran Canaria logra una cifra de tal calibre, superando en un 5,5 por ciento al valor del año anterior. Elegir dónde pasar las próximas vacaciones no es una tarea fácil. Los destinos turísticos se esfuerzan por ofrecer cada vez más y mejores atractivos, haciendo que la competencia en el sector sea bastante alta. Sin embargo, parece que en Alemania no tienen muchas dudas respecto a qué lugar del mundo es el más idóneo para pasar unos días de descanso. Las cifras reflejan la buena imagen que el destino tiene entre los turistas alemanes, más aún si se comparan con las estadísticas registradas para todo el Archipiélago. De los 3,1 millones de visitantes germanos que llegaron a las Islas (+3,4% comparado con 2016), un millón escogió alojarse en Gran Canaria, lo que supone un incremento del 5,5% con los datos del periodo anterior. A la hora de explicar este éxito entran en juego varios aspectos, entre los que destacan las buenas condiciones climáticas, la seguridad y la oferta de instalaciones hoteleras de gran nivel. Además, una de las características principales de estos turistas es su alto nivel de repetición (76%), permitiendo así que se refuercen las estrategias de segmentación y la recuperación progresiva de plazas aéreas que conecten estos destinos. Por su parte, las instituciones no han querido dejar escapar la oportunidad para lanzar sus propias reflexiones. El Cabildo de Gran Canaria ha destacado que la afluencia de turistas alemanes está en cifras históricas, aún teniendo en cuenta el impacto que ha supuesto el cierre de Air Berlín para este mercado en particular. Por otro lado, Patronato de Turismo de Gran Canaria ha subrayado que los 1.012.000 viajeros llegados de Alemania durante 2016 representan un aumento del 28 por cierto en el acumulado de cuatro años. El mercado alemán cuenta con la trayectoria de ser el de mayor importancia para Gran Canaria, junto con el nórdico, por lo que el Patronato de Turismo se toma como “una prioridad cuidarlo, elevar su fidelización, de por sí situada en el 54 por ciento, e incrementar su gasto, el mayor de todos”. A su vez, recalcan que el aeropuerto de Gran Canaria cuenta conexión con 22 ciudades alemanas. ITB de Berlín, una oportunidad para reflexionar Durante la feria ITB de Berlín, que se está desarrollando durante esta semana, la salud tendrá un papel muy importante como motor del turismo. También se prestará especial atención al sector del turismo de lujo. Las diferentes charlas, stands y encuentros tratarán no solo oportunidades de este mercado sino también desafíos. Asimismo, esta edición planteará el debate sobre si el turismo de masas supone un problema para las ciudades más visitadas del mundo. Con este punto de encuentro, en el que participarán representantes de las ciudades de Amsterdam, Barcelona y Dubrovnik, buscarán encontrar modelos de gestión más óptimos para esa gran afluencia de turistas. En la pasada edición, la feria acogió a más de 10.000 empresas de 184  países diferentes que presentaron sus productos y servicios a 169.000 visitantes, de los cuales 109.000 fueron profesionales. El objetivo principal de esta edición es acercarse a las cifras de 2016, año en el que se registró el récord de participantes.  

Pintxos, tapas, medias raciones… el turismo gastronómico, tendencia emergente en España

El turismo gastronómico es un modelo emergente. Cada día son más los turistas que llegan a nuestro país movidos por lo que se cuece en los fogones de los bares, tascas y restaurantes españoles.   Pocas cosas hay comparables a la sensación de tomarse una caña y una tapa en las ajetreadas calles de Granada, o a la de ir por la ruta de pintxos de Bilbao. Degustar nuevos sabores y sorprender al paladar con texturas inesperadas es uno de los principales reclamos para aquellos turistas que no se conforman con divisar paisajes, sino que también quieren adentrarse en la gastronomía del lugar que visitan. El objetivo es vivir una experiencia culinaria diferente, desde que el producto nace hasta que llega a la mesa del comensal. Lo cierto es que este tipo de turista cada vez es más frecuente y habitual. Prueba de ello es el surgimiento de agencias que ofertan nuevos servicios para satisfacer la demanda de estos consumidores. Según datos del Ministerio de Energía, Turismo y Agencia Digital, en 2016 hubo 8,4 millones de turistas internacionales (el 12,3% del total) que visitaron España para realizar actividades gastronómicas. Es decir, que la gastronomía fue su principal motivación para visitarnos. Las estadísticas muestran que este perfil gastó, en total, 9.663 millones de euros, lo que supone un gasto medio de 1.147€ por persona. En cuanto a los turistas españoles, un estudio de Dinamiza -en colaboración con la Dirección General de Turismo de la Comunidad de Madrid y el grupo González Byass- desvela que, en los últimos dos años, un 76,2% de los españoles ha realizado algún viaje o escapada con la intención de disfrutar de la gastronomía. El 62,4% de estos turistas afirma que, a la hora de programar sus escapadas, buscan una buena combinación de oferta gastronómica con otro tipo de actividades, entre las que destaca el componente cultural. Además, este estudio apunta que la comunidad autónoma favorita de los españoles para hacer viajes y escapadas gastronómicas es Andalucía, seguida de Galicia y País Vasco. Pero además de lo que supone degustar un buen plato de comida, los turistas también han demostrado sentir predilección por las tradiciones y la forma de vida de nuestra sociedad. En este sentido, la combinación de la gastronomía con el Patrimonio Histórico de las ciudades constituye un tándem transformador de la experiencia del visitante. Es el caso de las rutas de tapas por el casco viejo de muchas ciudades, en las que los viajeros internacionales tienen la oportunidad de descubrir no solo la comida española y las auténticas tapas, sino también de interactuar con los españoles o disfrutar de las sobremesas. Es decir, de conocer nuestro estilo de vida. Por otro lado, desde el punto de vista de los profesionales que conforman el sector turístico, una de las principales ventajas del turismo gastronómico es su contribución a la desestacionalización de la demanda, ya que puede disfrutarse durante todo año, aprovechando los ingredientes de temporada. Esta puesta en valor del patrimonio gastronómico también contribuye a la repetición del viaje, pues el repertorio culinario varía a lo largo del año, ofreciendo al turista la oportunidad de vivir experiencias muy distintas en el mismo destino. No hay ninguna duda. Cada rincón del país cuenta con diferentes tipos de elaboraciones propias que consiguen diferenciarse de otros lugares. La materia prima de calidad que se produce en España, sumado al esfuerzo del sector por llegar a este tipo de público, han logrado situar nuestro país en el epicentro de la gastronomía mundial.